Inicio Qué es Sagittarius Productos Pedidos Descargas El Mundo de Sagittarius Blog Contacto

Elementos y Estructura de la Novela

Con esta entrada recupero un trabajo que publiqué, allá por 2004, en Ociojoven. Se trata de una serie de tres artículos sobre la elaboración de aventuras de rol, de los que sólo llegaron a aparecer los dos primeros. El artículo inicial, si bien trata de literatura, lo consideré necesario para introducir conceptos que utilizo en el resto de la serie. Los otros dos los colgaré en breve.

En este breve artículo expongo mis reflexiones sobre la estructura de una novela a partir de sus elementos básicos (tema, personajes y argumento) y de las relaciones entre ellos.

Cómo se estructura una novela siempre me ha parecido una cuestión un tanto esotérica, de la que hablan críticos y autores, como dando a entender que es algo que todo iniciado en esto de la literatura conoce, pero sin entrar a analizarla a fondo. Y, sin embargo, me parece una cuestión fundamental, tanto para escribir como para disfrutar de la lectura. En este artículo sólo doy mi muy desinformada opinión, por lo que se agradecen comentarios y críticas.

La estructura de la novela se forma con la interrelación de sus elementos básicos, por lo que empezaremos delimitando éstos: el tema, los personajes y el argumento. Creo que son los tres componentes fundamentales de una novela, en el sentido de que este tipo de creación literaria debería contar con cada uno de ellos. Otros géneros, como el relato breve, podrían prescindir de alguno, pero lo esencial en la novela es que hay espacio suficiente para desarrollar los tres plenamente.

EL TEMA

Aunque es un concepto que se resiste a una definición exacta, intuitivamente es fácil de asimilar. El tema no es ni más, ni menos, que de lo que trata la novela. Puede ser un sentimiento (el amor, como en El gran Gatsby), un dilema (¿puede dar testimonio de la fe un hombre sin ella?, en San Manuel Bueno, mártir, de Unamuno) o un acontecimiento (el despertar a la sexualidad de un adolescente, en El guardián entre el centeno, de Salinger). Puede ser único o múltiple, muy definido o ambiguo. Puede interesarnos o dejarnos indiferentes. E incluso varios lectores pueden extraer diferentes temas de una misma novela. Pero debe estar siempre ahí. De otro modo, la novela parecerá que no tiene sentido, y en el fondo, el autor no nos está contando nada.

LOS PERSONAJES

En cierta manera, son el motor de la novela. Si no hay personajes, no hay mucho que contar. La novela necesitará al menos un personaje principal, y opcionalmente, personajes secundarios. El personaje principal es el protagonista de lo que ocurre en la novela, ya sea de forma activa, porque sus decisiones marcan el curso de la narración, ya de forma pasiva porque padece los acontecimientos.

El personaje principal no tiene porqué ser una persona de carne y hueso. Una colectividad puede tomar el protagonismo, y también un ente más abstracto, como una ciudad (el caso de Manhattan Transfer, de Dos Passos). La cuestión es que en la novela, el protagonista quede definido y sea capaz de actuar o padecer.

Para definir a los personajes, el narrador cuenta con las siguientes herramientas: descripción, diálogo y acción. La descripción puede ser física o mental, y su cometido es poner de relieve aquellos rasgos del personaje que no se pueden, o no se quieren, mostrar a través de los otros dos instrumentos. Para personajes de escasa relevancia puede usarse únicamente la descripción.

El diálogo sirve fundamentalmente para que unos personajes se relacionen con otros, mientras que la acción los relaciona con su entorno. En general, conviene que un personaje quede definido en sus rasgos más obvios por el diálogo y la acción. Si además el narrador describe estos rasgos el resultado puede ser redundante.

EL ARGUMENTO

Obviamente, esto es lo que ocurre en la novela. Las posibilidades a la hora de componer y desarrollar el argumento son infinitas. La composición tradicional consiste en presentación, nudo y desenlace, aunque es posible una novela sin alguno de ellos (en El Castillo, de Kafka, no hay desenlace). El argumento puede ser múltiple (como en La tía Julia y el escribidor, de Vargas Llosa), desarrollarse de forma no lineal, con saltos en el tiempo, o adoptar una composición diferente a la clásica. En cualquier caso, para que podamos hablar de verdadero argumento debe haber una sucesión de hechos o acontecimientos con relación entre sí.

LA ESTRUCTURA

Como queda dicho, la estructura de la novela se forma a partir de la interrelación de sus tres elementos. El primer aspecto a considerar es si alguno domina a los demás, en cuyo caso la narración se acercaría a otros géneros literarios.

  • Si el tema es el elemento dominante, nos aproximamos al género del ensayo. Así ocurre en Un mundo feliz, de Huxley.
  • Si dominan los personajes, tenemos algo cercano a la biografía, en el caso de que haya un protagonista muy definido, o el estudio psicológico, como en Crimen y Castigo, de Dostoievski.
  • Si domina el argumento, la novela se parecerá a una crónica. Cien años de soledad, de García Márquez, sería un ejemplo de esto.
  • Si los tres elementos están en equilibrio, podríamos hablar de una novela pura. En la La Isla del Tesoro, de Stevenson, tenemos temas (la aventura, el valor y la codicia), personajes (John Silver) y argumento en dosis parecidas.

Con esto no quiero decir que las novelas equilibradas o puras sean mejores o más auténticas. Se trata simplemente de una opción del autor a la hora de estructurar la narración. No obstante, creo que, a la hora de escribir, las novelas con un marcado dominio de un elemento son más difíciles de llevar a buen puerto.

El segundo aspecto es cómo se manifiesta esa relación entre elementos. La extensión que se dedica a las diversas herramientas estilísticas influye en la determinación del elemento dominante; en una novela con extensos diálogos y descripciones minuciosas de los personajes, éstos tenderán a dominar. Si en cambio, lo que hay son monólogos sobre la concepción de la vida que tiene el protagonista, el tema se nos aparecerá claro y definido.

Otras formas de manifestar esa relación, acaso más importantes que la mera extensión, son los recursos estilísticos. Un relato en primera persona da más peso al protagonista que si estuviera narrado en tercera persona. El uso frecuente de resúmenes y elipsis en el desarrollo del argumento le restan importancia en la estructura.

Novelas en apariencia muy parecidas pueden tener estructuras totalmente diferentes. Comparando los casos de Manhattan Transfer y La Colmena (este último de Cela) tenemos que en el primero domina el personaje (la ciudad de Nueva York) y en el segundo domina el tema (el ambiente opresivo de la posguerra). En ambas narraciones hay una gran multitud de personajes e historias, pero tienen diferentes funciones. En Manhattan Transfer las pequeñas vidas de los neoyorquinos son lo que le pasa a la ciudad, que se transforma en el tiempo. En La Colmena, las sórdidas historias que transcurren en un espacio de tiempo breve forman el ambiente opresivo al que no pueden escapar los madrileños.

Es evidente que el escritor puede disponer la estructura de la novela como mejor le satisfaga. Pero lo importante es que los elementos estén bien engarzados y que toda la construcción narrativa sea sólida. Los personajes principales deben tener una participación sensible en los giros argumentales y en el desenlace, y a la vez, estos acontecimientos y la actitud de los personajes deben definir el tema de la novela. De otro modo tendríamos personajes a los que aparentemente les dedicamos mucha atención, pero que resultan irrelevantes, o bien el lector quedaría confundido sobre cuál es el tema de la novela.

4 comentarios to “Elementos y Estructura de la Novela”

  1. Carlos de la Cruz Dice:

    Interesante análisis. Espero que nos publiques los siguientes dos artículos muy pronto :) .

  2. klapton Dice:

    No te preocupes, que llegarán. Gracias por pasarte.

  3. SAGITTARIUS » Blog Archive » Elementos y Estructura de una Aventura de Juegos de Rol Dice:

    [...] (1) &nbsp« Elementos y Estructura de la Novela [...]

  4. geraldine Dice:

    Interesante.

Deja un comentario